El primer paso..

El primer paso para alienar a un menor es la obstrucción del vinculo.

Puede iniciar sutilmente: puede ser un «hoy esta indispuesto», o puede ser que llegas a la casa de tus hijos y descubres que nadie vive ahí.

El objetivo es el mismo, ir erosionando la relacion con el progenitor no custodio. El sistema jurídico en su presente iteración, no ayuda mucho a esta parte. Los procedimientos jurídicos tienen tiempos jurídicos.. y los tiempos jurídicos no son el tiempo de nuestros hijos.

Los juzgados se pueden tomar todo el tiempo del mundo en asegurar » el debido proceso». El debido proceso no es malo, todo sistema debe de asegurar la calidad del mismo, mas sin embargo, el enfoque puramente juridico olvida al usuario final en los juzgados familiares: Las familias y sus integrantes.

Es curioso como los juzgados se apoyan en peritos psicólogos, trabajadores sociales y otros profesionales de la salud, que cuentan con un enfoque sociológico, olvidando el tiempo biológico de nuestros hijos.

Es curioso como estos profesionales de la salud se enfocan tanto en dar el mejor diagnostico, cuando lo que se debe de hacer es dar el mejor tratamientoDe nada sirve ser famoso psicologo prestigioso con pomposa especialidad en niños y dar un diagnostico llamativo como trastorno oposicionista desafiante del menor y observar que tiene una familia con un grado mayor de disfuncionalidad.

Al final el diagnostico sin un plan terapeutico perpetua el daño a los menores. El sistema favorece el estatus quo. Todo permanece sin movimiento hasta que la autoridad decide. Y aun la misma autoridad mantiene el estatus quo en temor a equivocarse en una decisión y exponer a los menores a un «peligro» fundado en una denuncia falsa de un progenitor custodio.

El sistema judicial tambien teme a la opinion publica. La vida es dinamica, el sistema juridico deberia adaptarse a dicha realidad.

La vida pasa y el juzgado no declara la terapia para volver a restablecer los vinculos progenitor-menor. los profesionales de la salud no actuan porque se «limitan» alo que el juzgado les ordena.

Y la vida del menor avanza.. y el lazo parental se debilita… y acusan al progenitor no custodio de conflictivo por luchar por mantener vivo ese lazo….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *